Claves para maridar un pescado

Claves para maridar un pescado

Tienes invitados y has decidido cocinar pescado. Quieres impresionarlos y tienes que acertar con el vino. Siempre has oído que el pescado marida con el vino blanco pero, ¿tiene alguna base científica esta afirmación?

Efectivamente el sabor del vino tinto, generalmente más fuerte que el del blanco, eclipsa el sabor del pescado aunque en algunos casos un vino tinto muy suave puede maridar bien con algún pescado graso o de sabor potente.

También hay otro motivo: Según un estudio realizado en Japón, el sabor del vino tinto (debido a su contenido de hierro) se estropea cuando lo tomamos después de determinados mariscos. Esto no ocurre con el vino blanco ya que generalmente posee menos hierro que el tinto.

Cuando vamos a elegir el vino, lo primero que debemos pensar es qué tipo de pescado vamos a cocinar y cómo vamos a hacerlo. No es lo mismo un pescado suave a la plancha que un guiso. Y tampoco marida de la misma forma un salmón que un emperador o pez espada.

Por tipo de pescado:

1.El pescado magro blanco, como la lubina, el lenguado, perca, panga o rodaballo, entre otros, suelen tener  un sabor suave y su contenido de grasa es inferior al 2,5 por ciento. Para estos pescados son ideales los vinos blancos ligeros frescos como Marina AltaDeben tener acidez para equilibrar y potenciar el sabor de este pescado suave.

Cuando estos pescados suaves se cocinan en guisos más grasos o con salsas fuertes, es posible que le vaya bien un vino tinto muy fino.

Un vino blanco espumoso, como Marina Espumante, es ideal para compensar las comidas grasas. Este vino también va muy bien con el sushi, mariscos como ostras, langostinos o ahumados.

2. El pescado azul suave y blanco graso, como trucha, mero, dorada, bacalao, merluza, gallineta, fletán o rape, entre otros, maridan muy bien con blancos con crianza como Laudum Chardonnay, tintos jóvenes como Laudum Roble o rosados como Marina Espumante Rosado.

3.El pescado graso, son pescados azules como salmón, bonito, caballa fresca, tiburón, pez espada o atún, que tienen el 10 por ciento de materia grasa. Estos pescados maridan bien con vinos blancos con crianza con mucho sabor y cuerpo, vinos tintos potentes y vinos rosados muy frutales. Deben ser vinos con personalidad que no pasen desapercibidos con el sabor de los pescados grasos.

4.Pescados salados o con sabor fuerte como las anchoas, sardinas, arenques o caballas, maridan bien con vinos blancos con cuerpo ya que los vinos más suaves pasarían desapercibidos y también con espumosos secos como un Marina Espumante Brut que limpian y neutralizan los sabores en la boca.

El postre: Para terminar te recomendamos nuestro Fondillón Alone, una combinación perfecta para cualquier dulce, especialmente si contiene frutas o frutos secos. Si el postre es de chocolate puro prueba un vino tinto de crianza larga que potenciará el sabor del cacao.

Buen Provecho!

Artículos Relacionados