Consejos para maridar con éxito

maridajeLa variedad de vinos que podemos encontrar en el mercado permite maridar casi cualquier plato, desde espumosos hasta vinos dulces y generosos pasando por vinos blancos, rosados y tintos. Lo único que tenemos que tener presente es que cada plato y cada vino es diferente, porque dentro de un mismo tipo de vino hay que tener en cuenta la varied de uva, quién lo elabora o la region. Todo son posibilidades.

El caso es que resulta fácil acertar con el vino adecuado para cada tipo de comida si se siguen algunos pautas básicas para un buen maridaje de vinos y platos.

Aquí van algunas combinaciones clásicas para no fallar:

  • Espumosos: suele ser el vino que más cabida admite. Si tienen buena frescura, acidez y carbónico, son de gran ayuda en las comidas grasas. Maridan muy bien con el sushi. Atrévete a combinar nuestro Marina Espumante con mariscos, ostras, langostinos o ahumandos para apreciar el frescor del pescado.
  • Vinos blancos jóvenes, ligeros y frescos: cualquier entrante o aperitivo suave como verduras crudas o ensaladas ligeras.
  • Vinos blancos frutales y aromáticos: pescados blancos, marisco, quesos ligeros como el fresco, ensaladas consistentes o sushi.
  • Vinos blancos con crianza: arroces, pescados azules, carnes blancas, quesos curados o semicurados, verduras asadas ahumados.
  • Vinos rosados: verduras, pasta, arroces, quesos suaves, derivados del huevo o fruta. Vinos tintos jóvenes: carnes blancas, carnes rojas ligeras, charcutería, hongos, pescado azul y quesos semicurados.
  • Vinos tintos de media crianza (5-15 meses): carnes a la brasa, carnes rojas, charcutería y quesos curados.
  • Vinos tintos de crianza larga (más de 15 meses): platos fuertes como carne de caza, guisos, cocidos, etc. Te sorprenderas si los combinas con el chocolate puro por la suavidad que da la barrica, unido al amargo-dulce del cacao puro.
  • Vinos generosos: aperitivos, fritos, mariscos y ahumados. Vinos dulces: como nuestro Fondillón Alone. Los vinos dulces maridan muy bien con cualquier tipo de postre, pero mejor si es de frutas o frutos secos. También son perfectos para el foie.

Nosotros te hemos dado unas pequeñas pistas pero, ante todo, lo importante es que comas y bebas lo que te guste. Al fin y al cabo, acabarás maridando vinos en función de tus gustos y tus experiencias, por eso ¡El secreto está en probar, probar y probar!

Artículos Relacionados