Setas y vino: el maridaje del «otoño»

Setas y vino: el maridaje del «otoño»

El otoño, sin duda, es una de las épocas claves en la naturaleza.  Además de regalarnos una preciosa gama de tonos y largas noches, nos ofrece frutos de la tierra que nos encantan. ¿Y qué ocurre cuando combinas estos manjares? Se produce verdadera magia en el paladar.

Setas: una delicia gastronómica de otoño

Como ya sabes por el título de este blog, hablamos de las setas y el vino. Unos tesoros gastronómicos que hacen que no nos importe la llegada del frío.

Otoño marida con sabor, con recetas de la tierra, con arraigo. Hoy te invitamos a apostar por esta combinación y descubrir todos sus secretos.

 

¿Por qué vino y setas es un maridaje ganador? 

¡Qué hay más delicioso que un plato de setas acompañadas de un buen vino! Se trata de un maridaje muy conocido y natural. La naturaleza es sabia y nosotros le hacemos caso. Ambos productos vienen de la tierra y cuentan con matices, texturas y aromas únicos. Los degustamos tranquilamente, con calma, apreciando su más pura esencia. Las setas y el vino combinan de manera perfecta.

Las setas deben sus matices aromáticos al hábitat del sotobosque en el que crecen. Son el resultado del humus y la materia orgánica de alrededor. El vino puede conseguir estos matices dependiendo de su crianza en barrica, el tipo de madera y el tiempo. Ambos comparten notas como la madera, el bosque o la tierra. 

Aunque tienen muchas cosas en común, las setas contrastan con los vinos en su breve aparición, frente al paso del tiempo, la permanencia del vino. Gracias a todo esto podemos jugar con el maridaje y descubrir combinaciones exquisitas que perduren en nuestra memoria.

Existe gran variedad de sabores, aromas y texturas. Por lo que es importante saber cómo combinarlos. Maridar setas y vino no es difícil, pero si conocemos qué tipo de seta y vino queremos maridar, siempre será más sencillo. Vamos entonces a conocer unos tips que nos ayudarán con este espectacular maridaje.

 

Vinos para setas de sabor fuerte 

Tendremos en cuenta uno de los conceptos más importantes a la hora de maridar: el equilibrio. Igual que ocurre con el maridaje de quesos, hay que intentar que ningún sabor tape al otro. Es un arma de doble filo ya que no solo se aplica a la elección del vino, sino también a la de las setas.

Para setas de sabor fuerte (boletus, níscalos, shiitake, trompetas…) optaremos por un tinto con poco tiempo en barrica o un rosado. De esta manera, el vino no opacará su sabor, lo acompañará.

Maridaje trompetas con Laudum Monastrell

¿Qué ocurre con las trufas? Es un hongo de gran intensidad, por lo que nos podemos permitir tomarlo junto a un reserva o un vino con carácter. Ambos tienen un sabor rotundo y matices con mucha personalidad.

Maridaje trufa con Laudum XII Plus

 

 Vinos para setas de sabor suave

Aquí la cosa cambia. Para las setas más suaves (colmenillas, rebozuelo o perrechicos…) escogeremos vinos más frescos y ligeros. Acompañarán el sabor del plato y le darán un toque único, pero sin disfrazarlo. ¿Qué te parece un vino blanco aromático? MARINA ALTA es una gran elección.

Maridaje rebozuelo con Marina Alta

 

Maridaje para recetas de setas

Hay muchísimas formas de cocinar las setas y de su elección también depende el maridaje.

Setas a la plancha

Preparar las setas a la plancha es una manera rápida y sencilla de disfrutar todo su sabor original y matices. Un cocinado de nuestros favoritos, muy respetuoso con el producto y que le permite brillar con luz propia. Si las setas son de sabor fuerte, podemos emplear un vino tinto con carácter, como LAUDUM XII PLUS.

Crema de setas

Los aromas terrosos combinan muy bien con un vino blanco Chardonnay. Nosotros te recomendamos acompañar tu crema de setas, sin duda, con LAUDUM CHARDONNAY. También es una opción perfecta si las preparas a la brasa.

Pasta con salsa de setas

¡Que no falte la pasta! Para acompañar un buen plato de pasta con salsa de setas o champiñones tienes que probar LAUDUM ROSÉ. Un vino rosada refrescará y limpiará nuestro paladar.

Maridaje pasta con salsa de champiñones y Laudum Rosé

 

Guarnición o acompañamiento de guisos y platos

¿Y qué ocurre cuando las setas no son plato principal sino acompañamiento? Piensa en un buen estofado, ahora que está viniendo el frío. Si lo acompañamos con setas sería muy interesante maridarlo con un vino tinto de poca crianza que potencie su sabor. LAUDUM ROBLE es nuestra recomendación.

Maridaje guiso con setas y Laudum Roble

 

Intentaremos dejar fuera de este maridaje vinos muy potentes como un gran reserva (aunque sobre gustos no hay nada escrito).

 

Esperamos que te hayan inspirado nuestras sugerencias y estén aclaradas tus dudas, pero recuerda: la elección es tuya. Te animamos a probar tus propios maridajes y descubrir tus gustos.

¡Disfruta de las setas, del vino y del otoño a tu manera! Si te ha gustado el post síguenos en Facebook, Instagram y Twitter para estar al tanto de todas nuestras novedades.

¡Hasta pronto!

Artículos Relacionados